en la niebla

“En la niebla”

–¡Que jodido frío hace! –. Se quejó el guerrero del espadón a 2 manos.

–JA! , ustedes los del valle de Arkan no saben que es el frío–.Se enorgulleció el explorador.

–Llevamos en estas montañas 3 días, no nos habrás perdido…¿verdad? –.respondió Drak.

–Nadie conoce estas montañas como Merrek “domamontañas” –Se defendió Merrek el explorador contratado para esta expedición. – Merrek “culofrio” sería…–se burló Drak.

–¡Callaos Drak!, el capitán Koshirou personalmente eligió a Merrek.–Dijo Ender con tono que no admitía más discusión aunque Merrek siguió diciendo algo entre dientes. La marcha siguió su curso.

Ender entendía bien a Drak, llevaban días en las montañas buscando algo que parecía que no existir. Los soldados de avanzada seguían desaparecidos sin motivo alguno y según los lugareños colindantes a la sierra “bañoblanco” juraban fueron demonios de forma humana pero de rapidez y fuerza nada comparables, atacaban y se retiraban a las montañas de la sierra.

Soldados fueron enviados se adentraron a aquellas montañas en donde ahora se encontraban los 3 viajeros.

Ante los reclamos de los lugareños se había decidido poner fin a lo que parece serían bandidos. Se envió un grupo de 20 soldados. Pasó 1 mes y los ataques seguían ocurriendo, la gente colindante a la sierra “bañoblanco”, empezó a marcharse a pueblos más lejanos y sin noticias aún de los 20 soldados enviados, el capitán Koshirou encargado de la paz de la zona decidió enviar a uno de sus favoritos, Ender . Un “hellcrowler” veterano y a Drak , un soldado de rango medio , con distinguido valor y habilidad en combate por si se llegaban a las espadas. Solo ellos dos junto con Merrek , quien gozaba de una peculiar fama entre los lugareños .

Koshirou no mando esta vez un grupo de avanzada de 20 que pudiera ser detectado ó emboscado , su misión no era batir a esos supuestos bandidos descritos como moustros sino , encontrarlos , averiguar donde se esconden y entonces si , marcharse sin ser descubiertos y regresar con una armada especial para sanjar el asunto de un golpe.

< Será peligroso, si, como cada misión.>Pensó Ender cuando Koshirou personalmente fue a verlo a el Santuario “Viento Gris”

<­. “– Te necesito a ti . Hoy he estado en el Auditorio para presenciar a un Campesino de aspecto desgarrante con su hijo muerto en brazos o al menos lo que quedaba de él. El niño no tenía el brazo izquierdo ni las piernas…El campesino aseguró que habían sido los demonios de las montañas. – dijo Koshirou con extraña preocupación.

– Hay una guerra a la vuelta de la esquina y tú te preocupas por un ataque de bandidos a colindas de una sierra inhabitada, me extraña en ti capitán– dijo Ender.

–Eso no es por lo que vengo viejo amigo, las partes donde antes había tenido sus extremidades no parecían obra de ninguna arma de bandido, nisiquiera una mal afilada. Lo peor es que el borde donde estaba la carne desgarrada se encontraba negro como el carbón y él maestro curandero de la corte no tenía respuesta a esa degeneración en la piel y el porque no se desangro o siquiera empezó a pudrirse el cadáver. Su padre lo trajo como muestra y temió no llegar a tiempo…debido a la putrefacción normal pero por algún motivo el cuerpo no está sufriendo descomposición de los 5 días de trayecto que tuvo que recorrer el campesino. Todo esto parece más obra de una bestia mítica que de un simple bandido. Encima el Campesino asegura que no se llevaron nada de valor. Solo matan y corren a esconderse.

– Koshirou dio una pausa antes de continuar –

Algo no está bien, llevamos casi 2 meses desde que el primer lugareño vino a la corte de la ciudad y un mes de que no tengo noticias de los 20 soldados de avanzada que envié a darles caza. Y con la guerra tan cerca, bien sabes que mi lugar está en el consejo de Arkan junto al príncipe.

–Lo sé– respondió Ender.

–No pienso enviar más soldados a morir–. siguió Koshirou. – cuando ahora se necesitan más que nunca, quiero que vayas y me consigas información segura de lo que sea que esté pasando en esas montañas y poner fin a esto antes de la cumbre de reinos .No nos conviene que nuestros enemigos se enteren de que nos están dando por culo unos simples bandidos. –Koshirou ya empezaba a desesperarse.

–Muy bien, iré y te traeré la ubicación de su escondite para que puedas acabar con ellos de un solo golpe–respondió Ender.

–Bien, quiero que te lleves a un soldado de mi elección. No quiero que cruces acero solo.­

–Como gustes .Dijo Ender. ” >. Así discutieron sobre los detalles finales, el guía que los acompañaría y demás.

Ender partió con Drak, el soldado escogido por Koshirou rumbo a las aldeas colindantes a la sierra “bañoblanco” que se encontraba a 3 días a caballo forzado de la ciudad. Al llegar se reunieron con el guía en un pueblito y se adentraron a la sierra. Ya llevaban 3 días inmersos en las montañas y pesé a que el explorador daba con cuevas que podrían esconder bandidos, no encontraban nada. No había tierra removida, rastros de fogatas ni su peculiar olor a sucio de cualquier bandido errante.

La comida se les empezaba a terminar y seguían sin ningún rastro de aquellos bandidos. Ender empezó a presentir que algo no era normal. Los bandidos no son difíciles, sus mentes son cortas de astucia y dejan su rastro a donde quiera que van. Parecía que buscaban fantasmas, las pequeñas chozas de los habitantes huraños de las montañas estaban todas vacías. Con suerte daban con un poco de animales, todo estaba sin una sola alma.

pensó Ender.

Ya era entrada la noche cuando Merrek encontró una cueva y sugirió que pararan a descansar y consumir las respectivas provisiones.Estaban ya sentados alrededor de una fogata cuando el guía rompió el frío silencio.

–Algo no anda bien–. El tono de Merrek estaba cambiado.

–No hemos dado siquiera con la gente huraña de estas montañas –.Dijo Ender a Merrek.

–Quien quiere vivir entre nieve y más nieve? –Se quejó Drak

–Imagino que con tantos bandidos, habrán huido hacia el valle–.Propuso Ender

–Yo conozco a la gente de las montañas , son recias e implacables como éste mismo clima . Ellos no dejarían sus montañas por unos simples bandidos, antes no me sorprendería encontrar a tus bandidos ya clavados en estacas por esta gente, pero empiezo a pensar lo bueno que sería si esto fuera obra de simples bandidos –. Merrek tomo un trozo de carne semi-congelada y se la empezó a comer, trago y continúo.

– Mi abuela siempre me contaba sobre los demonios de hielo. Claro nunca pensé que fueran a existir–. Merrek volvió a dar un bocado.

–Tenemos que dar con esos demonios de hielo o bandidos. Me da igual lo que sean–. Ender no quería dar crédito a cuentos de ancianas. Solo quería calentarse en el fuego y tomar fuerzas para el siguiente día de exploración. Hacia tanto frío últimamente… lo único bueno es que Drak pasaba la mayor parte del tiempo tratando de calentarse que abriendo esa boca tan característica suya para decir tonterías.

La primer guardia le correspondía Drak , termino al pasar 3 horas de la media noche y la siguiente le correspondía a Ender hasta el amanecer . Merrek no hacia guardias, decía que suficiente ya era guiándolos como para también ser su velador.

Ender se colocó sus dagas ocultas en las botas, en el cinturón y en el brazo izquierdo, lleno su pechera de cuchillos arrojadizos, se abrocho la vaina de la espada y preparo la ballesta. Así comenzó su guardia y el tiempo hizo lo suyo.

Se dijo.

De repente el aire se tornó sumamente frío y Ender fue engullido por una niebla tan densa que no solo le costaba ver, también el respirar. Desenvaino su espada y una daga.

–Drak despierta! –Ender no veía nada pero presentía que no estaban solos.

–Pero que mierd…!–.Drak se puso de pie en un salto , tomo su espadón a 2 manos y pateo a Merrek que se paró como pudo y se puso entre Drak y el fondo de esa cueva

–Hay que salir de esta cueva, somos presa fácil, vamos Drak toma a Merrek y salgamos de aquí.

Tomaron sus cosas en medio de la niebla densa y sofocante. Salieron corriendo de aquella cueva sin dirección y por un instante Ender quedo solo entre la nieve y la niebla con su espada y daga listas.

–AGGHHH!! Mi pie!! –Era el grito de Merrek.

De pronto se escuchó el sonido de metal contra carne. Ender corrió hacia el lugar donde vino el grito de Merrek y se encontró con una mole de carne con poco más de 2 metros de altura, parecía una persona pero su piel estaba desgarrada, negra con rojo y con brazos y torax mutados, un brazo más largo y ancho que el otro , llevaba las tripas de fuera y se alcanzaba a apreciar algunos huesos salidos de aquella plasta de carne . Estaba agarrando a Merrek del pie y Drak intentaba cortar el tentáculo que estaba destrozando el pie del guía.

Ender soltó la daga, sabía que no le serviría mucho, tomo la espada larga con las dos manos y lanzo un tajo en dirección a la cabeza . Sin embargo el ser era demasiado alto y le dio en el hombro, la espada se enterró profundo en la piel pegajosa Jaló la espada lo más fuerte que pudo y consiguió liberarla .

Drak estaba intentando inútilmente de cortar el tentáculo que tenía agarrado a Merrek del pie.

–Jodida mierda malparida!! Déjame, déjame!!!!! –. Lloraba Merrek desesperado que siendo arrastrado por el piso, se aferraba a Drak no permitiéndole a éste hacer fuerza para cortar el tentáculo. Su espadón era mortal pero poco eficiente si no podía acomodar bien el cuerpo para blandirlo

Ender arremetió de nuevo contra el ser deforme, esta vez hacia sus piernas que al contrario del resto del cuerpo no estaban del todo mutadas y de un tajo le cortó la pierna izquierda haciendo que la criatura soltara un gutural espantoso

–GRUUUAHRRRGGGG! – El ser deforme cayó en el grito.

Ender se giró hacia el tentáculo que se aferraba a Merrek y dio un tajo que consiguió liberarlo. Merrek grito mil maldiciones a Ender pero perder el pie era un bajo costo a cambio de su vida . Entre los dos cargaron a rastras a Merrek y se alejaron como pudieron de la criatura que se arrastraba dejando manchada de negro la nieve a su paso.

–MALDITO SEAS! MI PIE!–. Lloraba y gritaba Merrek.

–Tenemos que salir de estas montañas , están malditas!. –Gritaba asustado Drak.

–Mierda, sigue avanzando ya no falta mucho para el amanecer! –.Ender , estaba demasiado asustado para sacar conclusiones , tenían que alejarse lo más lejos posible…

–No veo una mierda. Esta niebla hará que caigamos por algún risco! – Drak estaba cada vez mas agitado. La niebla era tan aterradora como sofocante.


pensó Ender al no sentir piso en el siguiente paso.

Ender ya no sintió el golpe de la caída, solo el frío.